miércoles, 28 de septiembre de 2016

El ruido de las motos

Te imagino libre, con el viento acariciando tu cara y despeinándote el pelo. Desafiando toda ley marcada. Con el motor vibrando entre tus piernas y agarrada a la cintura de ese que no soy yo…

Y yo intento seguir con mi vida. Acaricio su cuerpo sin haber podido olvidar el tacto del tuyo. Guardando estos meses en un cajón para centrarme en un camino que sabe a poco si no lo comparto contigo…

Que absurdo es buscar en otra parte lo que ya teníamos juntos, ¿no?


Dejé a un lado lo que yo sentía para pensar en lo que debía y ahora solo odio el ruido de las motos…

No te pierdas las últimas novedades y